Noticias

Medios / Resolución de Minminas nos afecta a todos 01/03/2017

Un alboroto armaron los alcaldes y los gobernadores del país tras la puesta en marcha de la resolución 41278 del 30 de diciembre del año pasado, en donde según ellos, el Ministerio de Minas y Energía modificó la sobretasa a la gasolina, dejando a los municipios sin alrededor de medio billón de pesos en recursos que suelen ser invertidos en grandes obras de desarrollo vial, pagar deudas de grandes obras como el Metro de Medellín, o financiarlas como el caso del metro de Bogotá. 

¿Qué pasó realmente?

Según el ministro de Minas y Energía, Germán Arce, en ningún momento se cambió la fórmula que mide la sobretasa a la gasolina o el tributo que pagamos quienes nos movilizamos en vehículos particulares o transporte público en el país “lo que hicimos fue certificar el precio de la gasolina que es para lo que tenemos competencia. Modificar la sobretasa es una facultad legal de los concejos municipales, por eso es bueno aclarar que el Ministerio no tiene nada que ver con eso”, afirmó Arce.

 

La cifra

Arce reguló el precio de la gasolina tras el bajón del petróleo del año pasado. El costo del galón, pasó de 5.078 a 3.663 pesos. Una reducción de $1415.


En ese orden de ideas PUBLIMETRO explica qué fue lo que pasó y por qué esto afecta a los ciudadanos. 

La sobretasa a la gasolina es un impuesto con el que se gravó el hidrocarburo para que los recursos recibidos fueran trasladados a los municipios del país y a los departamentos en general. En este caso, un galón de gasolina aportaba $1194 a las alcaldías y gobernaciones para la financiación de proyectos como los ya mencionados (el metro de Bogotá, la creación de nuevas obras, el mantenimiento de vías o proyectos de desarrollo), pero desde la resolución, solo $861 pesos entrarán a las arcas municipales, perdiendo $333 pesos. 

El problema radica en que todas las cuentas de los presupuestos municipales ya están hechas y entre ellas ya se habían incluido los recursos que se recibirían por la sobretasa a la gasolina y ahora, con el “recorte” muchas de las obras que se tenían pensadas se frenarán. La preocupación central es que se empiece a recortar de otros presupuestos para cubrir responsabilidades anteriormente adquiridas, como en el caso de Medellín. 

Durante el año pasado Medellín recaudó 105980 millones de pesos de la sobretasa a la gasolina, con la nueva resolución solo recibirían 79263 millones, 25% menos. La preocupación de Federico Gutiérrez es el pago de la deuda del metro. “el daño que esto genera a los municipios de Colombia es gravísimo, porque los deja sin fondos para esos proyectos estratégicos. En Medellín pone en grave riesgo el acuerdo de pago de la deuda del Metro. Lo que necesitamos es que esa resolución sea abortada y que definitivamente todo sea concertado con los alcaldes”, afirmó.

La duda que queda en el aire para Gutiérrez y para todos es “si a nosotros los municipios y ciudadanos nos quitan 28% de la sobretasa a la gasolina, ¿por qué el precio de la gasolina no baja?”. Y es que debemos entender esto. Con la resolución lo que el Gobierno logró fue que la plata que dejaremos de recibir para las obras en nuestros municipios, se traslade a las arcas nacionales, ¡¿por qué?!

¿A dónde van a parar los recursos recortados?

Aunque el el victimario pareciera ser el Ministerio de Minas, hay que dejar en claro que reglamentariamente está actuando cómo debe y efectivamente está regulando los precios del combustible, pero a pesar de que estos precios bajaron, hoy la gasolina seguirá costando lo mismo o más y es que otros impuestos se adicionarán al usuario final.

Tras la pasada Reforma Tributaria quedó en firme el IVA de 19%. Con esto se gravará la gasolina y además se le sumará el conocido impuesto verde, el impuesto al carbono. Queda en firme pensar que todo ha sido una jugada del Gobierno para encubrir los nuevos impuestos y que ad portas de un posible paro camionero, la gente no proteste en contra de un aumento que sería  grande.

La respuesta de Minhacienda fue clara. Es una situación que debe resolver Minminas, lo cual nos deja pensando en que es una situación, casi que irreversible, lo cual preocupa a los mandatarios locales, quienes han protestado fuertemente en contra de las nuevas disposiciones.

El significado para el usuario final

En pocas palabras, lo que pareciera una pelea política por una decisión que centraliza aún más los recursos para el desarrollo estatal, termina siendo, como bien lo dijo el alcalde Enrique Peñalosa, “un zarpazo a la ciudadanía”, ¿por qué?

Si estos recursos se dejan de entregar a las ciudades y municipios, esto no significará que nosotros, como usuarios finales que compramos hidrocarburos tendremos una rebaja en los costos de la gasolina. Esto significa, realmente, que los alcaldes y gobernadores podrían tomar la decisión de recortar los presupuestos de otros pilares de desarrollo como la salud y la educación, lo que en definitiva terminaría por ser un retroceso a la calidad de vida.

 

Las dudas que quedan en el aire

Todo este tema no deja de generar unas dudas en torno al tema. Si la resolución se expidió el 30 de diciembre, ¿Por qué casi dos meses después es que se conocen las protestas de los burgomaestres colombianos? ¿Hay forma de reversar las decisiones? ¿Los recursos que entrarán al Estado, directamente, se perderán como otros dineros? Amanecerá y veremos.




INDICADORES ECONÓMICOS