Peajes, el otro bolsillo roto de los colombianos

Enero 22, 2019 // Articulo Tomado de Felipe Muñoz - Director de Gestión Gremial ATC

Desafortunadamente para todos nosotros, una de las capacidades de las que gozamos los colombianos, es que podemos ignorar las problemáticas generales, si la situación no nos afecta directamente sencillamente hacemos de cuenta que no es con nosotros y seguimos en nuestra versión corriente del mundo, al mejor estilo de ciencia ficción como en la película Matrix. Es justamente esto lo que nos pasa con el pago de peajes, debido a que la mayoría de no pagamos peajes a diario, pensamos que las indiscriminadas alzas no son con nosotros y que esto es problema de otros.

Por desgracia para los transportadores de carga no es posible disfrutar de esta tranquilidad de la que gozan muchos colombianos, por lo menos frente al tema de peajes. Los trasportadores de carga por estas épocas del año vemos como se incrementan nuestros costos operativos y en la mayoría de casos no vemos los desarrollos viales que, con tanta publicidad, anuncian en medios y redes sociales el Gobierno y sus concesiones viales; pero lo que debe preguntarse una persona del común es ¿Realmente esto me afecta a mi? Y la respuesta es sí. Los peajes representan un 12% de los costos del transporte en nuestro país y en el precio de venta de cualquier producto que consumimos o compramos, el 13,5% equivale a costos de logística y transporte, una de las razones por las cuales año tras año todo sube; sin embargo, esto es realmente un chivo expiatorio para subir los costos de los productos con la justificación de que el transporte es caro en Colombia, o pregúntense a ustedes mismos ¿Por qué organizaciones como la ANDI o FENALCO nunca se manifiestan en contra del incremento de los peajes, si les debería subir sus costos de producción y comercialización? Sencillamente porque no son ellos quienes asumen estas alzas que por el contrario son asumidas por el propietario del vehículo de carga que para beneficio de los colombianos resulta siendo el fusible de la industria, que se quema al absorber todos los sobrecostos.

En Colombia hay 141 casetas de peajes, de estas 41 son del INVIAS y 100 son de concesionarios a cargo de la ANI, solo las 41 casetas de INVIAS incrementan sus tarifas según el IPC que para este año fue del 3.18%; las demás casetas de peajes suben sus tarifas según lo establecido en la minuta del contrato de cada concesión, es decir, incrementan según hayan acordado con el Gobierno de turno o la firma del contrato., Es por esta razón que vemos incrementos por el rango del 42,5% como es el caso del peaje de San Onofre de la concesión Ruta al mar, otro aspecto que deben tener en cuenta los usuarios de las vías, es que en los corredores viales a cargo del INVIAS no se cuentan con servicios básicos como grúas, ambulancias o carro talleres, y en casos más críticos las vías están a punto de perderse como es el caso de la Troncal de Occidente o vía Medellín – Costa, que desde el sector del Hatillo hasta Caucasia, son 232Km a cargo del INVIAS con 3 casetas de peajes y una vía cada día más peligrosa y deficiente en su infraestructura.

Por el lado de las concesiones viales no es que estemos mejor, si bien hay concesiones que hacen bien su trabajo, tenemos casos como es el de la Medellín – Bogotá en el que la concesión después de mas de 20 años de explotación de los peajes de Santuario y Pto Triunfo, le retornó 132 K.m. de vías a la nación sin cumplir el objeto del contrato y en este momento estamos a la espera de saber que pasó con los más de 20 años de recaudo de estos peajes, donde la vía no se desarrolló y hoy es la nación quién la debe poner nuevamente en licitación. Nos seguimos preguntando ¿Dónde quedó la plata? Tampoco se nos puede olvidar casos como el del puente sobre el Rio Charte en Casanare, que se derrumbó el 22 de agosto de 2016, puente que estaba dentro de la concesión COVIORIENTE, pero que extrañamente el concesionario no recibe por el mal estado del puente, situación que se repite en el puente de Bolombolo de la concesión COVIPACÍFICO, caso en el cual tampoco recibieron este puente por su mal estado y hoy funciona con restricción, pero INVIAS no tiene recursos tampoco para repotenciar estos puentes. Un caso que demuestra la injusticia de los peajes en Colombia, es el caso de COVIANDES, este concesionario en vía Bogotá - Villavicencio cobra peaje a los vehículos de carga tipo tanque, pero los desvía por la vía antigua a cargo del INVIAS por el sector de Servita y pese a que es uno de los peajes mas costosos en Colombia, se paga un peaje pero no se puede utilizar la vía.

Claramente los transportadores de carga nos echamos a cuestas el costo del desarrollo vial del país ante la indiferencia de los colombianos, pero deben tener en cuenta que cada vez que digan que el costo del transporte de carga es costoso, deben recordar que lo es pero porque el estado así lo ha permitido y muestra de ello es que el 52% de los costos del transporte de carga por carretera son cargas impositivas por el estado, donde un 40% corresponde al combustible y 12% a los peajes.

No volteemos más la mirada, es hora de que nos cosamos este bolsillo roto.

REGRESAR

Últimas noticias

Noticias

MinTransporte da nuevo plazo para instalación de cintas reflectivas

Mayo 03, 2019
LEER MÁS AQUÍ
Noticias

Verdades sobre el nuevo Programa de Modernización del Parque Automotor de Carga

Abril 16, 2019
LEER MÁS AQUÍ